webislam

Jueves 27 Noviembre 2014 | Al-Jamis 04 Safar 1436
2022 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=6002

Uno es lo que come

El viejo arte de cocinar se ha vuelto un negocio

19/10/2006 - Autor: Miguel Molina - Fuente: BBC
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Muchos hijos corren el riesgo de morir antes que sus padres.
Muchos hijos corren el riesgo de morir antes que sus padres.

No hace mucho recordaba en compañía del público de RCN de Colombia los días lejanos en que uno llegaba a la escuela en México y lo recibían con un vaso de leche tibia, una fruta y una pieza de pan que costaban veinte centavos de los de entonces.

El gobierno había decidido que los niños debían comenzar el día con un desayuno más o menos nutritivo, y organizó un programa para todos en todas las escuelas. Pero no duró mucho.

La memoria de esos desayunos me asaltó cuando leía la noticia de que cada vez hay más niños obesos, y tuve que admitir que la vida moderna no es necesariamente mejor, pero eso no es nada nuevo.

Hace tres años, la Clínica Americana de Nutrición advertía que hay una relación estrecha entre el incremento de la obesidad y la prosperidad social y económica, porque es claro que entre mejor le va a un país peor es la vida de quienes lo habitan, y eso se puede ver sobre todo en los niños.

Los juegos han desaparecido. Cuando mucho lo que queda es la idea del juego, que se satisface con máquinas, pero el factor físico que implicaba actividad, sudor, gritos, raspones y otras cosas, ya no está más.

La sala ocupa ahora el lugar que antes era de la calle, el sofá es el centro de la actividad y la televisión y la computadora reinan tal vez para mucho tiempo. Lo único que no ha cambiado es los niños siguen comiendo, aunque no en todas partes, lo que los padres de hace años llamaban porquerías.

Lo que comen los niños

Las porquerías comienzan, ay, en la escuela. En Inglaterra hay comidas escolares que consisten en pescado frito, papas fritas y bebidas gaseosas, un menú que llegó a estremecer hasta las capas más inconmovibles de la burocracia y obligó a las autoridades a contratar al chef Jamie Oliver para que hiciera algo, lo que fuera.

Lo que descubrió el chef fue lo que todos sabíamos, y lo que hizo fue una serie de programas de televisión que muestran que el viejo arte de cocinar se ha vuelto un negocio.

Como la idea del gobierno es privatizar, privatizar, privatizar, las cocinas de las escuelas dejaron de ser lugares donde se preparaban alimentos y se convirtieron en centros de recalentado y deshielo de comidas que se compran a empresas privadas.

Una breve investigación de la BBC sobre lo que comen los niños en las escuelas de otros lugares del mundo permite ver en qué radica la diferencia.

En Francia, donde la obesidad infantil comienza a ser un problema, hay escuelas que tienen nutricionistas propios y por ejemplo sirven toronja, pollo a la parrilla con habichuelas, queso, arroz con leche, lasagna de salmón, hamburguesas, salchichón o pizza, y los niños beben solamente agua.

En Noruega, los niños comen en el salón mientras el profesor lee en voz alta, y el menú escolar consiste en un sándwich, leche, yogurt y fruta, aunque muchos llevan comida preparada en sus casas.

La mayoría de las escuelas trata de ofrecer almuerzos escolares balanceados.
En Ucrania, los niños comen borsch, que es una sopa de betabel o remolacha, pero también les dan verduras y carne, salchichón y cortes fríos y puré de papas, y de postre hay sykri, queso crema cubierto de chocolate.

En las escuelas de India, la comida típica puede ser arroz, yogurt, curry de verduras, de pollo, o de cordero, y en casos extraordinarios hay pescado.

En Grecia no hay un programa de alimentos escolares, pero en las cafeterías de las escuelas se pueden comprar sándwiches o las típicas tortas de queso o de espinaca, aunque no se venden bebidas gaseosas ni café.

En Kosovo, el menú escolar consiste en hamburguesas o pan árabe con carne molida y gaseosas o jugos, y en Japón consiste en sopa, carne o pescado, ensalada y postres de leche. En otras naciones, los niños comen lo que pueden antes de ir a la escuela, y muchos no comen nada.

Morir por abundancia

Ahí está. A fin de cuentas uno es lo que come, y será lo que comió. Lo triste es que muchos niños ingleses corren el riesgo de morir antes que sus padres y, aunque lo mismo pasa en otras partes del planeta, la diferencia estriba en que los de aquí pueden morir por abundancia.

En lo que se equivocó la Academia Americana de Nutrición es en que la obesidad no sólo afecta a quienes vivimos en países ricos, aunque sea más pronunciada en ellos porque hay más comida.

Para darse una idea, hace tres años había veintidós millones de niños menores de cinco años con problemas de obesidad. Pero las víctimas de este mal de nuestro tiempo no sólo son los niños, como ya veremos cuando volvamos a hablar sobre la obesidad, sus consecuencias y sus causas.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/30092-uno_es_lo_que_come.html