webislam

Sabado 23 Agosto 2014 | As-Sabat 26 Shawwal 1435
1026 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=5230

Ribèry, su verdadera historia y la censura

08/07/2006 - Autor: Foros Webislam - Fuente: Webislam
  • 2me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

ribery
Ribery

Supongo que todos los aficionados al fútbol de entre los lectores recordareis a un jugador de la selección de Francia no muy agraciado físicamente, con unas notables cicatrices en la cara, que le marcó el gol del empate a uno a España. Bien, pues este caballero se llama Franck Ribèry. Tuvo un accidente automovilístico a los dos años de edad en el que salió despedido por el parabrisas. Tuvieron que hacerle una reconstrucción facial. Como consecuencia de las secuelas de este suceso, le quedaron marcas y cicatrices por todo el rostro. Los niños se reían de él, le llamaban Quasimodo y, según cuenta, al principio se ponía a llorar en un rincón, pero luego comenzó a pelearse con aquellos que le insultaban. Esto hizo de él un tipo camorrista y pendenciero que dejó los estudios a los quince años.

No debe de ser fácil en la adolescencia tener que convivir con un aspecto como el suyo en un barrio obrero de la región minera del norte de Francia, de donde es originario. Comenzó a jugar en varios equipos de fútbol de tercera división con desigual fortuna. Fichó por el Metz, de la primera división francesa, pero no le fue demasiado bien. Tenía la mala costumbre de pasar las noches en los peores tugurios de la ciudad y, para rematar la faena, acabar borracho peleándose como el personal.

Para mí, es un caso claro de persona condicionada desde su infancia y adolescencia por la marginación y el dolor de ser tratado diferente, que busca el consuelo en el fondo de las copas de alcohol. Tras su breve y poco exitoso paso pro el Metz, decidió, quizá en un intento de huir de su vida y de su entorno, fichar por un equipo del fútbol turco, muy alejado del nivel de las mejores ligas de Europa. Firmó por el Galatasaray de Estambul. Sólo permanecería seis meses en este club, pero fueron suficientes para que brillase como futbolista y para que encontrase la paz personal y espiritual que tanta falta le hacía: abrazó el Islam. Su rendimiento fue tan bueno que, cuando a los seis meses decidió dejar el Galatasaray por impago, el Olimpique de Marsella, uno de los tres principales clubes de Francia, campeón de Europa en los años ochenta, pagó siete millones de Euros por él.

Pero aquel Ribèry que fichó por el Olimpique no era, ni mucho menos, el mismo que se fue del Metz. Ahora se llamaba Bilal, no bebía, no frecuentaba locales de mala reputación ni se peleaba con los pendencieros de los bajos fondos. Además, había sentado la cabeza, casándose con una chica de origen magrebí que conocía desde los 15 años, pero que nunca había sido su novia. “El Islam me da la fuerza que necesito dentro y fuera del terreno de juego” declara el propio Ribèry.

Una vez, los hinchas de un equipo contrario le llamaron Quasimodo. Campechano, les mandó un beso tras marcarles un gol. Su juego deslumbró de tal modo, que el seleccionador francés Raymond Doménech lo convocó para varios partidos amistosos por aclamación popular.

El diario francés “Journal du Dimanche” hizo una encuesta: el 69% de los franceses querían a Ribèry en la selección. En estos tres amistosos, se ganó el apelativo de “el nuevo Zidane”.

Humilde cómo buen musulmán, manifiesta: “Aún estoy muy lejos del nivel de Zinedine Zidane”. Tras la exigua experiencia internacional de tres amistosos, fue convocado para el Mundial de Alemania 2006, en detrimento de la famosa estrella francesa Ludovic Giuly, que tuvo que ver cómo un chico de 23 años bajito y poco favorecido le “levantaba” el puesto en la selección gala. Celebró su convocatoria para la selección con cuscus y sin alcohol, en compañía de su mujer y de su hijita Hiziya.

De futbolista mediocre de tercera división y de camorrista expulsado del Metz por su mal comportamiento, a estrella indiscutible de la selección francesa. De bebedor y pendenciero en los más bajos fondos la noche francesa, a esposo y padre de familia ejemplar y abstemio. De espíritu atormentado que busca el olvido en el alcohol y la bohemia, a filósofo feliz que manda un beso burlón a quienes le llaman feo. De Franck a Bilal, en definitiva. Esta es la verdadera historia de Ribèry, basada en documentos fehacientes y en sus propias declaraciones y las de sus familiares.

No hace mucho, en los años 60, en España la gente ponía radio París para enterarse de las noticias del mundo, que aparecían gravemente manipuladas o incluso censuradas en los medios de comunicación españoles. Entonces vivíamos en una dictadura. Ahora, viviendo supuestamente en democracia, la cosa no ha cambiado demasiado, al menos en lo que respecta a noticias "incómodas" para el ateísmo y la islamofobia predominantes, como puede ser la conversión de un famoso futbolista internacional al Islam.

Me explico. Hace pocos días leí lo siguiente en el periódico gratuito ADN: “A los seis meses se marchó del Metz. Se fue a Turquía, para jugar en el Galatasaray. La influencia de su esposa, de origen marroquí, fue decisiva en su evolución personal. En Estambul se convirtió al Islam”

En la cadena de televisión “La Sexta”, durante la retransmisión del partido de cuartos de final Brasil – Francia, un comentarista contó que Ribèry se había hecho a sí mismo y que había abrazado el Islam. No tardó el comentarista acompañante en hacer saber que su esposa era marroquí y que era por esta circunstancia por lo que había abrazado el Islam. “Lo que hacemos por las mujeres” dijo.

Lo de este otro diario mexicano, el “Diario del Yucatán” es todavía más llamativo. Mezcla los acontecimientos sin orden alguno: “Convertido al Islam al casarse con una musulmana y con fama de problemático, su carrera tomó una nueva dimensión cuando lo fichó el Galatasaray turco, después de llevar apenas seis meses en el FC Metz”.

Tengo que navegar hasta la “Revista de Prensa Europea” para leer algo mínimamente congruente con la realidad sobre Ribèry: Frank Ribéry, presentado como "el hombre de una enorme cicatriz en la cara” (...) “apaciguado tras su conversión al islam”

O hasta el rotativo deportivo argentino “Olé”, que declara: “Recién al llegar al Galatasaray de Turquía su vida cambió. Se convirtió al islam y, con la paz espiritual, llegó la calma dentro de la cancha”

Por último, sólo en Webislam, portal musulmán en español, he encontrado un artículo en castellano acorde a la realidad enteramente dedicado a Ribèry y su conversión.

Tal como vemos, los medios españoles (y algunos extranjeros) parecen autocensurar y manipular con facilidad todo lo relacionado con el Islam, incluido algo tan simple con la íntima y personal conversión de un futbolista, alterando los hechos y el orden en que se produjeron.

Es como si hubiera una regla tácita común a todos los medios informativos, supuestamente independientes unos de otros: “no hablar de la conversión, y si se habla, insinuar que no ha sido sincera, que ha habido intereses de por medio y además, por si acaso, dejar bien clarito que el tipo en cuestión tiene fama de camorrista, porque ser musulmán y francés implica ser violento, si no, recuerden las quemas de coches”.

En fin, parece que la tan traída y llevada libertad de expresión y de prensa no es tan absoluta en nuestro país como creemos, porque aunque no exista censura oficial, sigue existiendo la peor de todas las censuras: la autocensura impuesta a uno mismo por el prejuicio y el odio. Esperemos no tener que regresar a los años sesenta, teniendo que seleccionar del extranjero los medios en los que leemos sobre el Islam, porque los nacionales aparecen censurados y manipulados. Esperemos de corazón que no ocurra, porque si sucediera, sería la prueba evidente de que no es el Islam quien viene a arrebatar la Libertad a Europa, como dicen algunos, sino que es precisamente nuestro odio al Islam el que va minando, poco a poco, nuestro sistema de libertades.

Nota:

Los enlaces en los que se puede comprobar toda la información mencionada y/o reproducida en el presente artículo:

http://www.google.es/search?q=franck+ribery+islam&hl=es&lr=lang_es&start=10&sa=N  


Anuncios
Relacionados

El temor a la palabra

Artículos - 19/05/2003

En medio de la jungla

Artículos - 09/10/2003

Las 25 noticias más censuradas durante 2007/2008 en la gran prensa de Estados Unidos

Artículos - 30/10/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

El turismo Halal en España (IV)

23/08/2014 | Adrián Redondo Macarrón

Los palestinos americanos, entre protestas e indignación

23/08/2014 | Shahinez Hadj Zoubir

Entre Mujeres

15/09/1995 | Zahra Contreras

Aclaraciones sobre el Islam

23/08/2014 | Dr. Armando Bukele Kattan

Inmigración y Unión Europa: ¡Hagan juego, señores!

23/08/2014 | Pura María García

La Farmacia de Al-Ándalus: El Ciprés y el Árbol de la Vida

15/12/1996 | Habibullah Casado
play

La nube

25/05/2014 | RT. TV en español

Palestina, tierra de los mensajes divinos

22/08/2014 | Roger Garaudy

El Maqam de Nuh

17/01/2012 | Sáleh Abdurrahim ‘Isa

Declaración de la Asociación Teológica Juan XIII frente al genocidio israelí en Gaza

22/08/2014 | Redaccion AT Juan XXIII

El inicio del cambio de rumbo mundial

22/08/2014 | Thierry Meyssan
Colabora


diseño y programación
Development and programming, professional translation services, positioning, servers, e-commerce, SEO, user support, mobile apps, video productions, print layout design and marketing.
grupo de comunicación

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/29457-ribery_su_verdadera_historia_y_la_censura.html