webislam

Viernes 29 Agosto 2014 | Al-Yuma 03 Dhul-Qaadah 1435
2195 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=5079

Las características de los Profetas

18/06/2006 - Autor: Fethullah Gülen
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La dependencia total de la Revelación y la sumisión a Allah. Aunque cada Profeta fue un ser inteligente y dotado de un entendi­miento amplio y un alma pura, estos no desempeñan ningún papel en la elección de un Profeta por Allah. La mayor parte de los Profetas, incluso Muhammad, eran iletrados y por lo tanto fueron enseñados por Allah.

El Profeta Muhammad, a pesar de su analfabetismo, tenía el conocimiento del pasado y del futuro, y perspicacia en cada rama del conocimiento. No asistió a escuela alguna, ni tuvo un profesor humano, y aún hasta sus enemigos admitieron-y todavía siguen admitiéndolo-que él demostró administrar la justicia perfecta en asuntos de familia, la competencia perfecta en la administración estatal y el mando perfecto de los ejércitos.

Los Profetas fueron criados por Allah. Para citar un ejemplo, el Último Profeta recordó: "Durante mi infancia pensé dos veces en asistir a una ceremonia de boda. En ambas ocasiones, fui vencido por el sueño a mitad de camino-y por lo tanto era protegido contra cualquier pecado que yo prohibiría más tarde-" 1; y "cuando repará­ba­mos la Kaba, antes de mi Profecía, yo llevaba piedras. Como cada uno hacía, enrollé la parte de abajo de mi ropa sobre mi hombro, para evitar heridas. Mi muslo quedó destapado. De re­pente, el ángel que yo había visto varias veces en mi infancia se me apareció en toda su majestad. Me caí y me desmayé. Era porque había destapado una parte de mi cuerpo que Allah ordenó cubrir".2

Los profetas fueron protegidos por Allah contra todos los errores, ya que fueron creados para un propósito especial. Protegidos de desviarse en su misión, porque hasta la menor desviación habría podido causar la perdición total de la humanidad.

La Profecía es dignificada por la Revelación Divina:

Y así te hemos inspirado un Espíritu que viene de Nuestra orden. Tú no sabías lo que eran la Escritura y la Fe, pero lo hemos convertido en una luz con la que guiamos a quienes queremos de entre Nuestros siervos. Ciertamente, tú guías hacia un camino recto (42:52).

Como consiguiente, los Profetas nunca hablaron por su propio criterio: "No habla movido por el deseo. No es sino una Revelación inspirada" (53:3-4).

El Profeta Muhammad, particularmente cuando le preguntaban cosas sobre los fundamentos de la creencia, esperaba la Revelación. A veces los politeístas le preguntaban para alterar el Corán. Pero como es una Escritura Divina, cuya expresión y sentido pertenecen completamente a Allah, el Profeta contestaba como instruido por Allah: "Di: No me pertenece modificarlo por iniciativa propia, yo sólo digo lo que se me ha revelado" (10:15).

Los Profetas se sometieron totalmente a Allah, y cumplieron con su misión sólo porque Allah les mandó hacerlo. Nunca transgredieron o se desviaron de su camino para tener éxito. Cuando se enfrentaron a amenazas u ofertas seductoras, respondieron con palabras similares a aquellas del Profeta Muhammad: "Juro por Allah que aunque ellos pusieran el sol en mi mano derecha y la luna en la izquierda para que abandonara esta misión, no la abandonaría". Él sabía que el Corán es la Palabra de Allah, y así también aguantó toda dificultad y oposición.3

La fidelidad y la voluntariedad. Los Profetas eran completamente dignos de confianza y no pidieron ningún salario por sus servicios. Esta característica tan importante es mencionada cinco veces en el capítulo de los Dorados. Todos los Profetas dijeron lo mismo: "Yo soy para vosotros un Mensajero fiel. Así pues, temed a Allah y obede­cedme. No os pido ningún pago por ello; mi recompensa sólo incum­be al Señor de los Mundos" (26:107-9, 125-27, 143-45, 162-64, 178-80).

Entre su propia gente, el Profeta Muhammad era famoso por su honradez incluso antes de su proclamación de Profecía. Era conocido como "al-Amin, que dice la verdad". Como sus antepasados, no pidió ningún salario por llamar a la gente a Allah.

Los Profetas nunca pensaron en la ganancia material, la recompensa espiritual, ni el Paraíso; se esforzaron sólo en complacer a Allah y ver a la humanidad dirigirse a la verdad. El Profeta Muhammad era el más importante en este sentido. Así como dedicó su vida al bienestar de la humanidad en este mundo, también lo hará en el majshar–el lugar de reunión en el Día del Juicio-. Mientras todos los demás se preocuparán sólo por ellos, él se postrará ante Allah, suplicará por la salvación de los musulmanes, e intercederá ante Allah en favor de los otros.4

Aquellos que tienen la intención de difundir los valores eternos del Islam deberían seguir estas prácticas. Cualquier mensaje basado en una intención impura, independientemente de la elocuencia, no tendrá ningún efecto sobre la gente. Este punto está subrayado con frecuencia en el Corán: "¡Seguid a quienes no os piden nada a cambio y siguen la buena dirección!" (36:21)

El Imán Busiri expresa el altruismo, la sinceridad y la paciencia del Mensajero de Allah: "Las montañas desearon correr sobre ambas laderas en montones de oro, pero él se negó".

Aisha relató que a veces no se preparaba comida alguna durante cuatro días consecutivos en su casa.5 Abu Hurayra también relata: "Una vez entré en la habitación del Profeta. Él hacía el salat, sentado y gimoteando. Le pregunté si estaba enfermo. Contestó que tenía mucha hambre para poder estar de pie. Empecé a sollozar amargamente, pero me detuvo, diciendo: No llores, uno que soporte el hambre en este mundo estará a salvo del tormento de Allah en el siguiente".6

Un día un ángel apareció y preguntó al Mensajero de Allah: "¡Mensajero de Allah! ¡Allah te saluda y pregunta si te gustaría ser un rey-Profeta o un esclavo-Profeta!" Gabriel le recomendó la humildad. El Profeta levantó la voz y contestó: "Deseo ser un esclavo-Profeta, que un día soporta el hambre con paciencia y otro día me deshago en alabanzas a mi Señor, adquiriendo así la recompensa de la paciencia y de la alabanza".7

El Mensajero de Allah solía comer con esclavos y siervos. Una vez una mujer lo vio comiendo con ellos y dijo: "Come como si fuera un esclavo". El Mensajero de Allah respondió: "¿Podría haber un esclavo mejor que yo? Soy un esclavo de Allah".8

El Mensajero del Allah es, por esta virtud de ser Su esclavo, nuestro maestro y el de la creación, como lo dijo elocuentemente Ghalib Dada:

Un rey exaltado, el Rey de
Los Mensajeros, mi Maestro.
Eres una fuente interminable de ayuda
Para el indefenso, mi Maestro.
Allah te honró jurando por tu vida en
El Corán, mi Maestro.
En la Presencia Divina, tú eres
El más grande, mi Maestro.
Tú eres el amado, el loable, el alabado
De Allah, mi maestro.
Tú eres nuestro Rey Eterno, enviado a nosotros
Por Allah, mi maestro.

Sinceridad completa. Otra característica indispensable es la sinceridad, que en este contexto significa "la pureza de la intención, hacer todo únicamente por Allah". Nos piden adorar a Allah sinceramente: "Se les había ordenado que adorasen a Allah, rindiéndose sinceramente en la adoración, como los hanifes (los seguidores de la religión del Tawhid-Unicidad-del Profeta Abraham, que realizaran el salat y pagaran el zakat" (98:5). Allah también menciona la sinceridad como el atributo principal de los Profetas: Y menciona a Moisés en el Libro. Ciertamente él era un purificado, un Mensajero, un Profeta (19:51).

Adoramos a Allah sólo porque somos Sus siervos y Él nos ha dicho que así lo hagamos. Obedecerlo permite que nos aseguremos Su beneplácito y seamos recompensados en el Más Allá. Said Nursi, el gran pensador turco del siglo veinte, dijo: "Haz todo lo que haces sólo por Allah, empieza por Allah, trabaja por Allah, y actúa tratando de obtener Su aprobación".9

El Último Profeta de Allah Lo adoró tan sinceramente que la gente podía decir: "Nadie podía permanecer tan humilde como él era al principio de su carrera, y seguir así después de alcanzarla cima de ésta. Muhammad era un hombre excepcional". Él es tan grande y sublime que estaremos de pie ante él, mostrandole respeto, aunque él solía advertir a sus Compañeros diciéndoles: "Cuando yo venga, no os levantéis como hacen los persas (con sus mayores)".10

Aunque sus Compañeros le tuvieran un respeto absoluto, él se consideraba como un pobre esclavo de Allah. Lo mismo en el día de la conquista de La Meca, que cuando comenzó su misión humilde­mente. Al principio de su misión, se sentaba y comía con los pobres y los esclavos. Cuando entró en La Meca triunfalmente, mon­tab­a una mula con tal sumisión y humildad profundas ante Allah que su frente tocaba la albarda. Él se postraba ante Allah y se refugiaba en Él para no ser un conquistador tiránico y arrogante.

El Mensajero sólo tenía un propósito: complacer a Allah y adorarlo sinceramente. Él lo hacía así como dijo en un hadiz famoso: "La virtud es adorar a Allah como si lo vieras, porque ciertamente, aunque tú no lo veas, Él sí que te ve a ti".11

Llamar a la gente sabia y amablemente. Otro atributo de los Profetas es llamar a la gente al camino de Allah con sabiduría y buena exhortación. Nunca recurrieron a la demagogia y a la retórica, pero actuaron y hablaron sabiamente. Allah ordenó a Su Mayor y Último Mensajero: "Llama al camino de tu Señor por medio de la sabiduría y la buena exhortación, y convenciéndolos de la mejor manera" (16:125).

La gente es mucho más que mente o corazón. Somos seres complejos con muchas facultades, incluidos la mente, el intelecto, el corazón y el alma. Todas nuestras facultades, hasta las más íntimas, requieren satisfacción. Los Profetas se dirigieron a todas ellas.

Aquellos que fueron educados por los Profetas adquirieron certeza, y su perspectiva difirió de aquellos que tenían una visión limitada de lo externo y carecían de perspicacia y de perspectiva espiritual. Su convicción en las verdades religiosas era inquebrantable y continuamente eran alimentados con la Revelación Divina. Combinaron el discurso con la acción, el conocimiento con la práctica, y la acción con la contemplación. Ali ibn Abu Talib, entre otros, diría: "Si el velo de lo Invisible fuera levantado, mi certeza no aumentaría".12 No había ningún grado más de certeza que les quedara por alcanzar.

La educación dada por los Profetas a sus discípulos, la función de los Profetas, es descrita con precisión:

Igualmente os hemos enviado un Mensajero que viene de vosotros mismos y que os recita Nuestros signos, os purifica, os enseña el Libro y la Sabiduría y os enseña lo que no sabíais (2:151).

Llamando a la humanidad a la Unidad de Allah. La piedra angular de la misión profética es predicar la Unidad Divina. Todos los Profetas se han concentrado en este principio básico: "¡Gente mía! Adorad a Allah; no tenéis otro dios, sino Él" (11:84).

Allah ha enviado al menos un Profeta a cada grupo humano. El hecho de que todos ellos, por encima del tiempo o del lugar, convengan en este principio básico demuestra que no hablaron ni actuaron solos; lo único que hicieron fue enseñar el Mensaje recibido de Allah. Los filósofos y los pensadores, no importa qué grandes puedan ser, discrepan entre ellos porque dependen de su propio intelecto y conclusiones. Con frecuencia, la misma escuela filosófica o sociológica contiene diferentes opiniones.

Tal fenómeno es desconocido entre los Profetas, pues así se prueba que un Solo, Eterno Maestro-Allah-les ha enseñado, y que no han sido dirigidos por el razonamiento deficiente del ser humano. Tal unidad de la creencia es una prueba evidente de la Unidad Divina, el principio fundamental de su misión, como fue declarada por Muhammad: "La más meritoria de las palabras dichas por mí y por los Profetas antes de mí es: No hay ningún dios sino Allah, Él es Uno, no tiene compañero alguno."13


--------------------------------------------------------------------------------

1 Ibn Kazir, Al-Bidaya, 2:350.
2 Bujari, "Hayy," 42; Ibn Kazir, Al-Bidaya, 2:350
3 Ibn Hisham, Sira, 2:285.
4 Bujari, "Tauhid" 36; Muslim, "Iman" 326.
5 Bujari, "Riqaq," 17; Muslim, "Zuhd," 28.
6 Muttaqi al-Hindi, Kanz al-Ummal, 7:199.
7 Ibn Hanbal, 2:231; Al-Hindi, 7:191; Hayzami, Maymaal-Zawaid, 9:18-19.
8 Hayzami, 9:21.
9 Bediüzzaman Said Nursi, Kalimat, 1:5.
10 Abu David, "Adab" 152; Ibn Hanbal, 5:253.
11 Bujari, "Iman" 47; Muslim, "Iman," 5:7.
12 Ali al-Qari, Al-Asrar al-Marfua, 286.
13 Imam Malik, Muwatta, "Hayy," 246; Hindi, Kanz al-Ummal, 5:73
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

Lucha contra la alta finanza capitulo XIII

29/08/2014 | Prof. Yahia Said Al Andalusí

Jutba del Maqam de Ibrahim

30/12/2006 | Hashim Cabrera

Palestina, tierra de los mensajes divinos

29/08/2014 | Roger Garaudy

Palestina festeja haciendo justicia a sus lágrimas

29/08/2014 | Kamel Gomez

Nacimiento y muerte de los mundos en las galaxias

29/08/2014 | İhsan Köse

Tres veces Frigiliana

29/08/2014 | Reyes Rocha

Publicación de un libro sobre las medinas de Tánger-Tetuán

29/08/2014 | Redaccion Calle del Agua

Pasos prácticos para aprender fiqh

28/08/2014 | Surkheel Sharif

Dios Para Todas las religiones

28/08/2014 | Dr. Armando Bukele Kattan

Frontera líquida: memoria visual Andalucía - Marruecos

28/08/2014 | Redacción

Abogados de EEUU piden el fin de la impunidad israelí

28/08/2014 | Marjorie Cohn
Colabora


diseño y programación
Development and programming, professional translation services, positioning, servers, e-commerce, SEO, user support, mobile apps, video productions, print layout design and marketing.
grupo de comunicación

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/29326-las_caracteristicas_de_los_profetas.html