webislam

Domingo 21 Diciembre 2014 | Al-Ajad 28 Safar 1436
1456 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4050

Mujeres y hombres. Una opinión sobre el trato con la mujer.

01/03/2006 - Autor: Said Ibn Abdulsalam - Fuente: alagua.org
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

bajada-caricias
bajada-caricias
Soy un ignorante, un joven entusiasta que pretende sin ser un experto lingüista o profesional de la psicología femenina, plasmar en el presente artículo una opinión sobre el trato con la mujer, enfocando el tema desde una perspectiva juvenil y acorde con la realidad actual que existe en nuestra sociedad.

Y no puedo empezar de otra forma sino haciendo referencia a mis valores en esta materia: Respeto, confianza, alegría, buen carácter, amor, pasión, sinceridad y humildad. En base a esto puedo decir en alta voz y como primer punto: ¡¡Igualdad de derechos ¡¡

Desde los orígenes del ser humano, de forma natural han existido siempre el hombre y la mujer, como seres que comparten unas mismas características generales y que se diferencian en otros aspectos más específicos. Esta realidad no se ha dado únicamente en el plano humano sino que también ha sido así en el resto de los animales y en el mundo vegetal.

Por otra parte a lo largo de la historia los roles masculinos y femeninos han sido bien distintos. Dependiendo del país, la raza, la religión y en general del contexto en el que nos encontremos, ya sea rural o metropolitano, del norte o del sur, de oriente u occidente se han podido observar multitud de posibilidades.

Analizando detenidamente lo anteriormente expuesto se puede concluir algo, que tampoco es un gran secreto, y es que hombre y mujer somos distintos: El cuerpo, la forma de pensar, las necesidades biológicas etc… son diferentes.

Aceptando esta realidad podemos entender también lo siguiente: que somos complementarios. La naturaleza, la creación es sabia y nos ha hecho diferentes pero complementarios para que nos conozcamos unos a otros. Esto es natural y fácil de comprender. Por poner un ejemplo: Para tener un hijo es necesario un óvulo y un espermatozoide. En esta complementariedad, en la diversidad más básica, radica uno de los mayores disfrutes de esta vida, la comprensión del otro, de aquello que siendo distinto puede hacernos mejores y beneficiarnos hasta los planos más profundos de nuestro ser. Esto le ocurre tanto a hombres como mujeres, en parejas, en amistades, en padres, en hermanos etc…

Ahora bien como se puede conseguir un entendimiento de estas coincidencias y estas diferencias entre ambos sexos, de tal forma que no exista una superioridad de uno sobre otro, sin tener que recurrir a técnicas machistas o feministas, sin el maltrato, sin faltar al respeto.

Es en este punto, una vez expuesto lo anterior donde surge la cuestión fundamental por la que escribo este artículo: El trato con la mujer.

Para mí, como hombre, el trato con la mujer es algo que desde que tengo capacidad de elección me ha fascinado y he reflexionado en profundidad pero aún más me ha sorprendido algo que pensaba que no existía, el maltrato sobre la mujer.

En este sentido muchos “hombres” no parecen tener muy clara sus pautas de conducta. Si bien no se puede generalizar, pues no es una característica común en ellos, bien es cierto que como se está observando diariamente en los medios de comunicación algunos hombres (perdón animales) deciden utilizar el maltrato físico o psicológico para obtener un mayor grado de poder y control dentro de una relación. Esto es vergonzoso, en principio para la mujer, en segundo lugar para el hombre que se rebaja hasta un plano inferior al animal y en general para una sociedad, donde deben primar las igualdades por encima de la raza, sexo o religión a la que se pertenezca.

Aprovecho la ocasión para expresarles a todos los maltratadotes mi más sincero rechazo a su actitud, de hecho los insultaría con ganas pero ni siquiera merecen la pena para eso.
Todos los que pertenecemos al sexo masculino deberíamos tener claro que nada ni nadie puede obligar a una mujer a estar sujeta a un hombre. Ni el tiempo, ni los hijos ni mucho menos el maltrato, la agresión o las amenazas.

Esto último es algo que no debería hacer falta decirlo pero que por desgracia es así, como lo reflejan los miles de casos de maltrato habidos en España durante el año 2005 y que aún continúan produciéndose.

Lo que si merece la pena es decir que estas formas no llevan a ningún sitio. Sean cuales sean las razones, celos, engaños, miedos etc… da igual, nada justifica la posibilidad de maltratar a una mujer. Existen otras soluciones como el diálogo, la separación temporal y en última instancia el divorcio.

Para finalizar sólo me gustaría decir que según mi experiencia quién pretende el amor y la compañía de una mujer debe apostar por los buenos tratos, el cariño, la sinceridad, el buen carácter y sobre todo debe conceder a la mujer algo que es su derecho, aunque muchos piensen que no, este es la libertad de elección. Este compromiso debe surgir desde todos los ámbitos de la sociedad, instituciones, empresas, familias etc.

La mujer como ser igual al hombre debe ser plenamente libre. 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/28574-mujeres_y_hombres_una_opinion_sobre_el_trato_con_la_mujer.html