webislam

Sabado 25 Febrero 2017 | Al-Ajad 29 Jumada Al-Auwal 1438
1142 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=284

¿Quién mató a Rafiq Hariri?

06/03/2005 - Autor: Yusuf Fernández - Fuente: Revista Amanecer del nuevo siglo
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Yusuf Fernández
Yusuf Fernández

El 14 de febrero un coche bomba mató al antiguo primer ministro libanés, Rafik Hariri, de 60 años, un multimillonario que había dirigido la reconstrucción del país después de la guerra civil (1975-1990) y a seis de sus guardaespaldas. No hubo reivindicaciones creíbles por este asesinato. Un grupo anteriormente desconocido, Apoyo y Yihad en Siria y el Líbano, afirmó en un video enviado a la cadena de televisión Al Yazira que había llevado a cabo el atentado, señalando además que se había tratado de una operación suicida. Una declaración colocada en un sitio de Internet presuntamente vinculado a extremistas se atribuyó la autoría por el atentado, pero una declaración colocada en otra página perteneciente a esos mismos sectores radicales negó que "militantes islamistas" estuvieran implicados en la acción. El ministro de Justicia libanés, Adnan Adum, manifestó que estas reivindicaciones podían ser un intento de "confundir la investigación." El presidente Emile Lahoud declaró, tras una reunión con responsables de seguridad, que Hariri había muerto como un "mártir de la causa de la unidad del Líbano" y ordenó tres días de luto oficial y un funeral de estado.

El asesinato sorprendió al Líbano, una nación que ha estado en paz durante 15 años, y generó una ola de estupor dentro y fuera de la región de Oriente Medio. Hariri fue un político clave que mantuvo una sólida relación con Arabia Saudí, vínculos de trabajo con Siria (a pesar de su dimisión por el apoyo sirio a la renovación del mandato presidencial de Emile Lahoud) y estrechos contactos con los palestinos.

Mientras que el presidente Lahoud es un firme aliado de Siria, Hariri no fue ni un enemigo ni un entusiasta partidario de la presencia militar siria en el Líbano. Durante 10 de los últimos 12 años, él sirvió como primer ministro del Líbano bajo la protección siria y mantuvo también estrechos contactos con Damasco. Unos pocos días antes de su asesinato, celebró un encuentro con el viceministro sirio de Exteriores, Walid Muallim. Ambos discutieron entonces una entonces próxima visita de Hariri a Damasco.

La oposición antisiria del Líbano ha intentado utilizar el asesinato de Hariri como un pretexto para demandar la inmediata retirada de las tropas sirias y ha acusado a Siria de utilizar esta presencia militar para controlar el Líbano. Ésta es, en realidad, una afirmación absurda, ya que nadie puede creer seriamente que sólo 14.000 soldados sirios puedan dominar un país como el Líbano. La verdad es que la presencia siria ha ayudado a mantener la paz en el Líbano y es respaldada por una gran parte de la sociedad libanesa.

Washington ha elevado su presión sobre Siria en estos últimos meses con el fin de convencer a Damasco para que cierre las oficinas de la resistencia palestina en Siria, corte sus vínculos con Hezbollah y saque sus tropas del Líbano. Tras el asesinato de Hariri, EEUU ha incrementado aún más su presión y amenazas y ha retirado a su embajador de Damasco. Por su parte, Israel, que ha estado intentado separar al Líbano de Siria durante largo tiempo, ha acusado a Siria de estar detrás del ataque.

Estas acusaciones son risibles y ningún analista serio puede creer que Bashar al Asad sea el responsable de la muerte de Hariri. Algunos propagandistas pro israelíes han comenzado a manifestar, como versión alternativa, que "elementos descontrolados del aparato de inteligencia sirio" en el Líbano podrían ser los autores del atentado. Ellos añaden que esto demostraría que la presencia militar siria no puede garantizar la seguridad del Líbano y que, por tanto, los sirios deberían retirarse. Por su parte, el primer ministro libanés, Omar Karami, dijo en una declaración que el ataque era la obra de "elementos que no quieren la estabilidad del Líbano."

Siria, el gran perdedor

En realidad, la muerte de Hariri no ha reportado ningún beneficio para Siria. El general estadounidense Tommy Franks manifestó recientemente que si realmente Asad estaba detrás del crimen, él era "el hombre más estúpido del planeta." Siria ha estado bajo amenaza tras la aprobación el pasado año de la Resolución 1559, que exige la retirada de las tropas sirias del Líbano. EEUU ha aprobado también nuevas sanciones contra Damasco. De este modo, el matar a Hariri sería un acto suicida para los sirios.

Siria condenó rápidamente el asesinato. En una declaración difundida a través de la agencia SANA, el presidente Bashar al Asad calificó el atentado de "terrible acción criminal". Él enfatizó además los sentimientos "fraternales" del pueblo sirio hacia el Líbano y sugirió que los responsables del atentado querían "crear un cisma" entre Siria y el Líbano. El pueblo sirio ha visto tradicionalmente al Líbano como una parte de la Siria histórica.

Por otro lado, responsables sirios han rechazado con indignación cualquier sugerencia de que Siria pudiera estar detrás del atentado. De hecho, Damasco no tenía ninguna razón para eliminar a Hariri, ya que éste era un político pragmático, y no un ideólogo, con el que los sirios habían alcanzado un buen grado de entendimiento. Él pudo tener sus desacuerdos con Siria sobre temas domésticos, pero, dado que siempre se alineó con Damasco en los temas considerados estratégicos por los sirios, no era visto como una amenaza.

Hariri nunca cuestionó la "especial relación entre las dos naciones hermanas" y señaló que Israel era la "principal amenaza para la paz y la estabilidad en la región." Él sabía también que Israel quería destruir la cohesión nacional del Líbano y la alianza irano-sirio-libanesa.

Además, si los sirios hubieran querido asesinar a Hariri habrían elegido con toda seguridad un método más discreto y no uno que tuviera efectos tan resonantes en todo el mundo, especialmente en un momento en el que EEUU estaba buscando excusas para imponer más sanciones contra Damasco. Además, Siria sabía que matar a Hariri significaba dañar sus relaciones con un país amigo, Arabia Saudí, ya que Hariri tenía un pasaporte saudí y mantenía estrechos contactos con los círculos de la familia real. Además, los sirios tenían que saber que la muerte de Hariri uniría a los divididos partidos de la oposición libanesa que se oponen a la presencia siria en el país. Por todo ello, Mohammad Habash, miembro del Parlamento sirio y presidente del Centro de Estudios Islámicos de Damasco, dijo que, lejos de ser un evento políticamente útil para Siria, la muerte de Hariri era "un criminal atentado contra Siria también."

Irán condenó asimismo el asesinato de Hariri y apuntó con el dedo a Israel. "Una estructura terrorista organizada, tal como el régimen sionista, tiene la capacidad de llevar a cabo esta operación, cuyo propósito evidente es el de socavar la unidad del Líbano," manifestó el portavoz del Ministerio iraní de Exteriores Hamid Reza Asefi, en declaraciones recogidas por la agencia IRNA. Irán hizo también un llamamiento a los libaneses para que permanecieran vigilantes para "impedir al régimen sionista ejecutar sus siniestros planes expansionistas en la región."

EEUU e Israel, los grandes beneficiados

Las partes beneficiadas por este crimen han sido ciertamente Israel y EEUU. Siria, Hezbollah e Irán se han mantenido firmes frente a los intentos de EEUU e Israel de extender su hegemonía por la región. Siria continúa demandando que Israel se retire de los Altos del Golán, capturados por los israelíes en 1967. Al Yazira señala que "tanto Israel como EEUU han estado haciendo todos los esfuerzos posibles para que Hezbollah sea prohibido y ambos quieren también que Siria se retire del Líbano. En ambos casos, el gobierno libanés ha respondido con un categórico "No", añadiendo que Hezbollah es un actor respetado de la vida libanesa y que las tropas sirias están en el Líbano para proteger a este país de una agresión israelí."

EEUU e Israel quieren a Siria fuera del Líbano, pero la mayoría de los libaneses saben que la presencia siria es una ayuda que sirve para disuadir a los israelíes de lanzar otra invasión. De hecho, los israelíes invadieron el Líbano en los años ochenta y más tarde continuaron ocupando una parte en el sur del país hasta que fueron expulsados de la misma por la fuerza militar de Hezbollah, tras 22 años de ocupación.

Así pues, Hezbollah es la única fuerza árabe que ha infligido una derrota a Israel. Dicha organización continúa siendo un gran problema para Israel, porque ha adquirido una capacidad disuasoria. Israel ya no puede atacar el Líbano con impunidad –como hizo durante décadas- sin arriesgarse a un contraataque de los cohetes de Hezbollah. El objetivo real, pues, de la actual ofensiva estadounidense para hacer salir a las tropas sirias del Líbano no tiene nada que ver con la "libertad o la democracia" para este país, sino que busca cortar el apoyo sirio a Hezbollah y disminuir la capacidad disuasoria de este grupo frente a Israel.

EEUU e Israel han estado también realizando llamamientos a los gobiernos europeos para que declaren a Hezbollah "una organización terrorista." Sin embargo, Francia se ha opuesto a esta medida. París sabe que para la gran mayoría de los árabes y musulmanes, Hezbollah es un movimiento de liberación nacional y un actor político de primera fila en el Líbano. Sin embargo, Israel tratará de culpar a Hezbollah por el reciente atentado de Tel Aviv para presionar a Francia y otros países europeos para que incluyan al movimiento libanés en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea. Por supuesto, Europa debe rechazar esta presión israelí y no caer en esta trampa.

El trabajo de un servicio de inteligencia

En realidad, el atentado de Tel Aviv, que tuvo lugar algunos días después del asesinato de Hariri, podría formar parte de esta misma estrategia antisiria y anti Hezbollah. De hecho, el gobierno israelí fue rápido al acusar a Hezbollah y a Siria de este hecho. Aunque los perpetradores de estos atentados pudieron ser probablemente terroristas profesionales de cualquier "grupo extremista," esto no prueba nada ya que los servicios de inteligencia normalmente utilizan este tipo de individuos con el fin de alcanzar sus objetivos encubiertos. Así por ejemplo, palestinos que trabajaban para el Mossad israelí intentaron en 2002 crear una falsa célula de Al Qaida en Gaza, una perfecta justificación para una intervención israelí allí. "Éste es el trabajo de un servicio de inteligencia, no de un pequeño grupo," manifestó Rime Allaf, analista para Oriente Medio del Real Instituto de Estudios Internacionales de Londres, a la cadena Al Yazira.

Significativamente, uno de los asesores de Hariri, Mustafa al Nasir, manifestó a la agencia iraní, IRNA, que "el asesinato de Hariri es un trabajo del servicio de inteligencia israelí, Mossad, dirigido a crear una tensión política en el Líbano." El gobierno libanés ha señalado, por su parte, que la explosión fue enteramente similar a anteriores ataques israelíes dirigidos contra dirigentes palestinos.

Sharon ha creado un grupo especial secreto que está autorizado a matar a cualquier persona que considere como una amenaza para Israel en cualquier parte del mundo. Este hecho constituye una clara violación del Derecho Internacional. Sin embargo, Sharon, como Bush, ha decidido que la ley internacional no es aplicable a Israel.

No cabe duda de que aquellos que planearon y perpetraron esta atrocidad buscaban una nueva confrontación entre EEUU y Siria. El presidente estadounidense, George W. Bush, debería aprender, sin embargo, de la mala experiencia de su predecesor, Ronald Reagan. Tras el asesinato del presidente libanés, Bashir Gemayel, en septiembre de 1982 por una bomba colocada en la sede del partido de la Falange al que pertenecía, Reagan fue persuadido para enviar a los marines estadounidenses a Beirut. Tras un ataque con un camión bomba, que mató a 241 marines en la capital libanesa, EEUU se retiró del Líbano humillado. Hoy, esas mismas voces que convencieron entonces a Reagan para entrar en el Líbano están intentando persuadir a Bush de que un conflicto con Siria es necesario para ganar la guerra de Iraq y establecer una hegemonía estadounidense en la región.

Anuncios
Relacionados

La CIA y el Mossad lanzan el plan anti-Siria en Medio Oriente

Artículos - 01/03/2005

El origen de Hizbullah

Artículos - 15/09/2010

De gira por el Líbano con Ahmadineyad

Artículos - 22/10/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/27481-quien_mato_a_rafiq_hariri.html