webislam

Viernes 25 Julio 2014 | Al-Yuma 27 Ramadan 1435
1781 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4330

La integración de los musulmanes

15/04/2004 - Autor: musulmanesandaluces.org - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

foto de: elsalvador.com
foto de: elsalvador.com

A. La integración políticamente correcta

Uno de los argumentos más curiosos para desislamizar a los musulmanes de origen inmigrante en Europa es la integración, palabreja esta que es utilizada como arma arrojadiza a la cabeza de aquellos que practican su Dîn en tierras europeas, y concretamente en los territorios delimitados por la autoridad del Estado Español.

Si queremos que una niña no vaya al colegio con pañuelo, no lo queremos porque seamos islamófobos o racistas, sino porque queremos que se integre; si no nos gustan los musulmanes protestamos cuando abren una mezquita porque esto impide su integración; cuando los musulmanes de Melilla piden que en los colegios se enseñe la lengua tamazight, lo rechazamos para favorecer su “patriotismo” y su integración...

Tanta integración nos hace olvidar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reconoce la libertad “religiosa” y cultural, la Constitución Española, las leyes derivadas de ella en el sentido de regular las libertades de conciencia, pensamiento y de expresión, los diversos Estatutos de Autonomía y demás ordenamiento legal conducente a vivir en un régimen de libertades.

La sarta de despropósitos contenida en la obra The Clash of Civilizations de Huntington va progresando de manera irremediable en las mentes de muchos: parece ser que las “civilizaciones” son incompatibles, que necesariamente tienen que desarrollar una lucha en la arena mundial y en cada uno de los Estados de que se compone el mapa político del planeta, y que las identidades están amenazadas.

Parafraseando a Marx, un fantasma recorre Europa, aunque ya no es el viejo comunismo, sino reediciones del autoritarismo de corte fascista y racista del peor tono. Desde la liberal Francia nos llegan ecos del avance populista y fascistoide de las hordas de Le Pen; desde la libertaria Holanda la posibilidad que la Lista de Pim Fortuyn, islamófobo notorio asesinado a sangre fría por un oponente político, quede en segundo lugar de las elecciones que tienen que celebrarse; en Premià de Mar, Cataluña, 7000 y pico de firmas se quieren abrogar la representatividad total de un pueblo con 27.000 habitantes para impedir la construcción de una mezquita... Estas nuevas fuerzas políticas antiinmigración dicen no ser racistas, sino que quieren que los inmigrantes, cuando lleguen aquí, se integren.

De una forma parecida a lo que ocurre en Murcia y Almería, donde los agricultores prefieren a inmigrantes latinoamericanos o de Europa del Este (son cristianos, y en el caso del Este, además, blancos), haciendo uso de su derecho evidente de contratar a quien quieran (que no negamos en ningún momento), las políticas migratorias de los estados de la Unión Europea, al fijar los cupos de inmigrantes asumibles, se están decantando hacia este sector para evitar que hordas de negros africanos, asiáticos o moros lleguen a conquistar la blanca Europa: se integran mejor los primeros que los segundos.

Pero este anhelo de blanquear y cristianizar el continente no tiene su eco solamente en formaciones de signo extremista, sino que altos cargos políticos de los gobiernos italiano y español, por poner un ejemplo, ya nos han recordado que para integrarse hay que compartir una pasión por la civilización occidental, sus valores y creencias, e incluso esposas de líderes políticos (como la esposa de don Jordi Pujol, Marta Ferrussola), nos recordaron en 2001 la tristeza de ver las iglesias vacías de personal mientras que la clientela de las mezquitas aumenta sin parar, lo que supone un freno para la integración de los musulmanes.

Como conclusión de este breve repaso del discurso político imperante llegamos a una definición: integración es despersonalización, esto es, desislamización para convertirse en occidentales-tipo. La segunda de ellas es que integración es la palabra mágica que permite el recorte de libertades con cierto consenso social.

Lo primero que se nos ocurre es ¿qué pasa con los musulmanes de origen europeo? ¿Nos habremos desintegrado? ¿Nos tenemos que reintegrar? ¿Cuál es nuestra situación en el sistema europeo de integración? Evidentemente, ser musulmán, europeo y estar integrado es algo de paranoicos: habrá que tener personalidad múltiple para soportar una carga así.

En segundo lugar, para los musulmanes inmigrantes, ilusos que pensaban que integrarse era aprender la lengua del país de acogida, respetar y cumplir sus leyes y deberes de ciudadano, y ejercer después sus derechos, se impone un replanteamiento de su lugar en la sociedad que les –más o menos, según los casos- acoge. No sólo tienen que dar su sudor y sus impuestos, se les exige que entreguen todo su ser.

B. Integración como convivencia

Ante la pregunta de si musulmanes y cristianos pueden convivir en paz y armonía, y no sólo coexistir, afirmamos que sí, que esto es posible, como lo demuestra la experiencia en varios países de Oriente Medio, de África Negra, e incluso de Europa antes del auge del militarismo y autoritarismo serbios.

Una sociedad europea en la cual los musulmanes sean musulmanes no es impedimento para que podamos asumir nuestras obligaciones cívicas, para que participemos de diversas actividades sociales, políticas y culturales.

El Islam nos enseña que ello es deseable e incluso lo correcto: tenemos el ejemplo de los sahaba, los primeros musulmanes. Un grupo de ellos tuvo que migrar a Etiopía para ponerse bajo la protección del Negus, a causa de la persecución que sufrían a manos de los qurayshíes enemigos del Islam. Ese fue el origen de la comunidad musulmana de ese país africano, que desde hace mil cuatrocientos años ha vivido en esa tierra sin conflicto. Esta Emigración, que se produjo por una orden de Allah y fue organizada por Sidnâ Muhammad (s.a.s.), contiene los elementos esenciales de cómo tiene que ser el comportamiento del musulmán cuando vive en una tierra no musulmana: acatar sus leyes y costumbres generales, y vivir el Islam en el seno de la familia y la comunidad sin alterar la convivencia con los no musulmanes. Está claro que es inadmisible que los musulmanes emigren a otra tierra para “meter follón”, tanto des del punto de vista del Islam como de la lógica más elemental. E igualmente está claro que cuando en una tierra dicen respetar las libertades y el principio de no discriminación, éstos no pueden ser vulnerados apelando a los mismos principios rectores que dicen garantizar.

Anuncios
Relacionados

El islam y la integración de la inmigración en España

Artículos - 28/05/2003

Europeizar el islam de Europa

Artículos - 15/04/2004

El islam europeo, conflicto o integración

Artículos - 01/08/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

El mero saber no te ayudará

18/09/2008 | A. M. A.

El mes de Ramadan y la perfección del Islam

02/10/2007 | Imam Muhammad Al Kasabi

Palestina, tierra de los mensajes divinos

25/07/2014 | Roger Garaudy

Huzn: Tristeza o Aflicción

25/07/2014 | M. Fetullah Gülen

El FBI pagó a musulmanes para que atentaran tras el 11-S, según Human Rights Watch

25/07/2014 | Redaccion Huffingtonpost

Expulsar al morisco

25/07/2014 | Carmen Robles

Israel

25/07/2014 | Ismail El Alaoui

El genocidio israelí en Gaza entre la complicidad occidental y el silencio árabe

25/07/2014 | Andrés Martínez Lorca

5 cosas que hay que hacer en Lailatul Qadr

24/07/2014 | Redacción

Israel: el genocidio del sueño de nuestros abuelos

24/07/2014 | Gabriel Marcelo Wainstein
play

La noche del destino

24/07/2014 | Saad Al-Ghamdi
Colabora


diseño y programación
Development and programming, professional translation services, positioning, servers, e-commerce, SEO, user support, mobile apps, video productions, print layout design and marketing.
grupo de comunicación

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/27181-la_integracion_de_los_musulmanes.html